¿Qué hace un Productor Musical?

image

llsound   BioEl siguiente artículo nos viene cortesía del productor e ingeniero de sonido Leo Leoni:

Muchas personas se preguntan qué es un productor musical y qué funciones tiene en el proceso que conlleva a la elaboración de un disco, una canción o los recientes EP(Extended Play o disco de corta duración). Por esta razón, he decidido explicar desde mi perspectiva y experiencia como productor y como artista que ha trabajado con diversos productores musicales un poco de este rol clave “Detrás de escena” dentro de la industria musical.

Para entender lo que hace un productor musical, es necesario explicar un poco las distintas etapas asociadas a la creación de un disco, las cuales definiré de la siguiente manera:

  1. Preproducción y Elaboración del Presupuesto
  2. Grabación
  3. “Overdubs” o Grabaciones Adicionales
  4. Edición
  5. Mezcla
  6. Masterización

En la mayoría de los casos, un productor musical trabaja en todas las etapas del disco, incluso muchas veces como autor o co-autor de las canciones, dependiendo de la capacidad creativa del artista. Por lo tanto, un productor musical tiene responsabilidades creativas y administrativas.

Entre las responsabilidades creativas se encuentran:

  • Autoría o Co-autoría de las canciones.
  • Conocer las influencias musicales del artista y los trabajos previos del mismo en caso de tenerlos.
  • Arreglos instrumentales y vocales.
  • Conocimiento y entendimiento del proceso de grabación y mezcla.

Entre las responsabilidades administrativas tenemos las siguientes:

  • Manejo del presupuesto del Disco.
  • Coordinación de horarios de estudios de grabación, músicos de sesión, mezcla y masterización.
  • Elección de los músicos y personal adecuado para elaboración del disco.
  • Recopilación de créditos de las personas involucradas en el disco.

Otras responsabilidades adicionales:

  • Entender y mantener la visión del proyecto a lo largo del proceso.
  • Mantener la paz entre las distintas personas involucradas en el disco.
  • Capturar los momentos de creatividad.
  • Conocer al artista, sus fortalezas y limitaciones, su género musical, la tonalidad adecuada para cada canción, entres otras.
  • Saber cuándo se produce un momento mágico y capturarlo.
  • Saber tomar decisiones (una de las más difíciles e importantes).
  • Buen manejo de los recursos con los que se cuenta.
  • Proveer un ambiente creativo y cómodo para el artista.
  • Conocer los términos relacionados con música, instrumentos, grabación, equipos, etc.
  • La habilidad de tener buen oído para la mezcla

Una vez definida las diferentes etapas de un disco y las distintas responsabilidades que tiene un productor, podemos empezar a conocer como trabaja el productor musical desde que conoce al artista hasta la primera copia física o digital del master del álbum.

En mi experiencia como productor, tuve la oportunidad de trabajar con una artista solista, Stephanie Zelaya, la cual conocí un año antes de empezar la producción de su primer disco mientras estudiábamos en el Musicians Institute en la ciudad de Los Angeles. Previo a la producción del disco, Stephanie y yo colaboramos musicalmente en varios proyectos hasta que surgió la necesidad de expresar como artista lo que ella estaba viviendo en ese momento en su lengua natal, el español, ya que la mayoría de los temas que había escrito anteriormente eran en inglés.  Fue así como empezamos a realizar sesiones de composición, yo con el piano y ella con la guitarra y de esta manera nacieron las canciones.

Luego de elegir las canciones para grabar, empezó el proceso de Preproducción, en el cual el productor y el artista definen el género de cada canción, se hacen los arreglos instrumentales y vocales y se hace uso de la tecnología para simular todos los instrumentos que se desean capturar en el proceso de grabación empleando instrumentos virtuales y/o reales a través de un software de grabación como Logic Pro, Pro Tools, Ableton, Cubase, conocidos como DAW (Digital Audio Workstation). Adicionalmente, para grabar las voces no hace falta tener el mejor micrófono del mundo ni la mejor acústica del cuarto. Solo necesitas un micrófono de condensador o dinámico que sirva para capturar las melodías y letras de las canciones a través de una interfaz de audio. Recuerden que la preproducción es una especie de “demo” que servirá de guía para el proceso de grabación en el estudio. Es recomendable y muy importante aprovechar la preproducción al máximo para ahorrar tiempo y dinero en el estudio. En la preproducción puedes definir los tonos y el tempo de las canciones, los instrumentos que se desean grabar, las armonías vocales, arreglos musicales, etc.

Con la preproducción en mano y el presupuesto del artista, el productor puede obtener un estimado del presupuesto necesario para llevar a cabo la elaboración del disco. Recordemos que siempre se pueden recortar gastos grabando algunos instrumentos en casa como teclados, sintetizadores, algunas armonías vocales, etc. Hoy en día el productor musical muchas veces también es el ingeniero de sonido, lo cual es mi caso. De no ser así, es importante conocer la terminología relacionada con ingeniería de grabación para tener una buena comunicación con el ingeniero a cargo.

Como productor, eres responsable de conseguir a los músicos que serán los encargados de darle vida a las canciones y coordinar con ellos los horarios de grabación, así como también coordinar los estudios donde grabarán. En la etapa de Grabación como su nombre lo indica, se graban los instrumentos (batería, percusión, bajo, teclados, guitarras, etc), la voz principal y las armonías vocales. De ser posible, es recomendable editar a medida que se vaya grabando, lo agradecerás en el futuro. En el proceso de grabación debes obtener los sonidos que deseas y lo mejor de cada músico y del artista, proporcionando un ambiente cómodo para cada uno y sacando lo mejor de ellos. No hay una fórmula para lograr esto, pero es recomendable dejar que toquen una o dos tomas libres de cada canción para que se sientan a gusto con los temas y luego guiarlos para obtener el sonido que se desea.

Grabación

La siguiente etapa es la de “Overdubs” o Grabaciones Adicionales, la cual consiste en grabar instrumentos que hagan falta en ciertas partes de los temas o una que otra armonía que pida la canción. Si el sonido gusta, muchas veces se utilizan las grabaciones de la preproducción en la grabación final.

La cuarta etapa la definimos como Edición, la cual puede ser menos trabajo si has ido editando a medida que vas grabando. En esta etapa se eligen las tomas que más gustan, se colocan en tiempo para que suene compacto y se corrige de manera sutil la afinación de los instrumentos o las voces en caso de que exista una nota que no vaya en su lugar con programas de “vocal tuning”.

Una vez tenemos todas las sesiones de grabación editadas, etiquetadas y en orden (muy importante el orden), viene la etapa de Mezcla, donde se le da altura (niveles de volumen), ancho (ubicación en el campo stereo o “panning”) y profundidad (efectos de reverb, delay, etc) a todos los instrumentos y voces grabados. Esta etapa es clave en el sonido final del disco, por lo tanto, es aconsejable guardar una gran parte del presupuesto para la misma. Es importante que el ingeniero de mezcla esté relacionado con el género del artista, de esta manera existe una alta probabilidad de conseguir el sonido deseado. Cuando se reciben las mezclas, el productor en conjunto con el artista son los encargados de enviarle las notas al ingeniero de mezcla para lograr una mezcla que sea fiel a la visión del productor y del artista. Dependiendo del ingeniero con el que se trabaje, hay un límite de revisiones por canción y las revisiones adicionales cuestan extra.

Por último, viene la etapa de la Masterización, en la cual se ajustan ciertos niveles de frecuencia y compresión de las canciones para darle un sonido más homogéneo y competitivo con lo que está sonando en la radio.

El trabajo del productor musical generalmente llega hasta la etapa de Masterización, lo cual indica que el “producto” está listo para ser escuchado y el productor ha cumplido su objetivo de materializar los sentimientos, la visión y las ideas del artista en algo tangible para el disfrute de la gente como lo es un disco.

Quiero agradecer al productor Dave Isaac por compartir sus conocimientos y por haber sido parte importante en mi aprendizaje sobre producción musical. Espero que este artículo les haya sido de gran ayuda para entender el trabajo de un productor musical y si tienen alguna duda me pueden escribir a mi correo o a través de mi página web. Me despido hasta una próxima oportunidad.

Leo Leoni

Productor Musical e Ingeniero de Sonido

leoleoni@gmail.com

www.LLSound.com