LyricJam genera letras de canciones con inteligencia artificial

image

LyricJam es fruto del trabajo de miembros del laboratorio de proceso natural del lenguaje, de la Universidad de Waterloo en Canadá, y es un sistema que hace uso de la inteligencia artificial para generar letras de canciones a tiempo real -procesa música instrumental en vivo y va generando letras, acorde a la música-.

LyricJam empezó a estar disponible en junio de este año; y de momento, cuenta con 1.500 usuarios, de todo el mundo, que han probado esta tecnología.

Letras generadas por inteligencia artificial que es creada por investigadores

Olga Vechtomova, profesora de Ingeniería de Waterloo en Ciencias de la Computación, lideró esta investigación y desarrollo, que ha estado buscando, durante años, funcionalidades creativas para la inteligencia artificial. 

El trabajo inicial del laboratorio les condujo a la creación de un sistema que aprende de la expresión musical y crea letras, acorde al estilo de los músicos. La red neuronal diseñada por los investigadores, aprende qué temas con letra, palabras y dispositivos estilísticos están asociados con diferentes aspectos de la música, capturada en cada muestra de audio -es decir, los investigadores observaron que las letras generadas con música ambiental, se diferenciaban mucho de aquellos temas que eran más animados-.

Vechtomova junto con Gaurav Sahu y Dhruv Kumar, graduados de Waterloo, desarrollaron una tecnología que depende de varias variantes de la música (progresión armónica, tempo e instrumentación) para sintetizar letras que reflejan el humor y emociones de un tema tocado en directo.

Mientras uno o varios músicos tocan temas instrumentales, el sistema va recibiendo muestras de audio que la red neurológica procesa para generar nuevas letras de canciones; y a su vez, los artistas pueden usar lo generado por la inteligencia artificial, para inspirarse y componer sus propias letras.

LyricJam no busca reemplazar a artistas, es un apoyo para ellos

El equipo de investigación realizó un estudio, invitando a los músicos a tocar instrumentos en vivo mientras usaban el sistema.  Entre los hallazgos se destaca el aspecto co-creativo de la durante la experiencia, pues los participantes comentaron que veían al sistema como un compañero de sesión acrítico y se sentían animados a tocar sus instrumentos, incluso si no estaban tratando de escribir letras.

«El propósito del sistema no es escribir una canción para el artista», explica Vechtomova. «Todo lo contrario, queremos ayudar a los artistas a realizar su propia creatividad. El sistema genera líneas poéticas con nuevas metáforas y expresiones, potencialmente llevando a los artistas en direcciones creativas que no han explorado antes».

«Un hallazgo inesperado fue que los participantes se sintieron animados por las líneas generadas a improvisar», dijo Vechtomova.  «Por ejemplo, las líneas inspiraron a los artistas a estructurar los acordes de manera un poco diferente y llevar su improvisación en una nueva dirección a la que se pretendía desde un inicio. Algunos músicos también usaron las líneas para verificar si su improvisación tenía la intención emotiva deseada».